BELICIOUS.ES BELLEZA NATURAL Y ESTILO DE VIDA SOSTENIBLE

Mi cesta:
No hay productos en el carrito
Piel Mixta/Grasa

La piel mixta es muy común y se caracteriza porque las imperfecciones se localizan, sobre todo, en la parte media de la cara: frente, nariz y mentón, que comúnmente se conocen como la zona T. El resto del rostro y el cuerpo pueden tener piel normal o hasta seca. Una piel grasa se caracteriza generalmente por su grosor, poros dilatados, aspecto graso, opaco y brillos. Esto se debe al exceso de sebo, que favorece la aparición más o menos regular de imperfecciones cutáneas tipo «puntos negros» o «granos». A menudo la piel mixta-grasa se presenta a la vez deshidratada, por eso no nos cansamos de insistir en la importancia de la hidratación sea cual sea tu tipo de piel.

Con estos tipos de piel, mixta-grasa, lo esencial es una limpieza que no resulte agresiva y no altere los lípidos de la capa hidrolipídica ni de la capa córnea. No utilices jabones que resequen la piel ni todos los productos astringentes porque lo que conseguirás es, probablemente, que tu piel produzca más sebo. Para la salud de la piel, el paso más importante es la limpieza, tanto si te maquillas como si no.

Aunque el sol mejora en principio el aspecto de la piel mixta-grasa, secando los granitos, este amplifica y retarda las imperfecciones, y provoca un engrosamiento de la capa córnea, lo que favorece la retención de células y sebo dentro del folículo pilosebáceo. Es primordial que protejas la piel del sol, como con la spf30 de Coola, para este tipo concreto de piel.

Filtrar Productos Mostrando 1 - 10 de 134 resultados
Click aquí para filtrar con las opciones seleccionadas
Filtrar productos por precio

La piel mixta es muy común y se caracteriza porque las imperfecciones se localizan, sobre todo, en la parte media de la cara: frente, nariz y mentón, que comúnmente se conocen como la zona T. El resto del rostro y el cuerpo pueden tener piel normal o hasta seca. Una piel grasa se caracteriza generalmente por su grosor, poros dilatados, aspecto graso, opaco y brillos. Esto se debe al exceso de sebo, que favorece la aparición más o menos regular de imperfecciones cutáneas tipo «puntos negros» o «granos». A menudo la piel mixta-grasa se presenta a la vez deshidratada, por eso no nos cansamos de insistir en la importancia de la hidratación sea cual sea tu tipo de piel.

Con estos tipos de piel, mixta-grasa, lo esencial es una limpieza que no resulte agresiva y no altere los lípidos de la capa hidrolipídica ni de la capa córnea. No utilices jabones que resequen la piel ni todos los productos astringentes porque lo que conseguirás es, probablemente, que tu piel produzca más sebo. Para la salud de la piel, el paso más importante es la limpieza, tanto si te maquillas como si no.

Aunque el sol mejora en principio el aspecto de la piel mixta-grasa, secando los granitos, este amplifica y retarda las imperfecciones, y provoca un engrosamiento de la capa córnea, lo que favorece la retención de células y sebo dentro del folículo pilosebáceo. Es primordial que protejas la piel del sol, como con la spf30 de Coola, para este tipo concreto de piel.

Comparte en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email