BELICIOUS.ES BELLEZA NATURAL Y ESTILO DE VIDA SOSTENIBLE

Mi cesta:
No hay productos en el carrito

Diccionario Ingredientes PuroBIO

Certificaciones

A continuación podréis ver, por orden alfabético, cada uno de los ingredientes principales contenidos en los productos de PuroBIO Cosmetics. En cada uno de los productos de nuestro catálogo, os hemos dejado un enlace a esta noticia junto con los ingredientes de cada uno de los artículos de la marca, para que podáis conocer las propiedades contenidas en la elaboración de los mismos. Esperamos que os sea de utilidad y os ayude a valorar como la cosmética puede ser sana para la piel, sin necesidad de tóxicos.

 

ACEITE DE AGUACATE: El Aguacate es el fruto de la Persea americana, un árbol de tamaño medio, originario de una vasta zona geográfica que se extiende desde las montañas centrales y occidentales de México hasta las costas de Centroamérica. El aceite se obtiene mediante su prensado en frío o el centrifugado de la pulpa del fruto. Este maravilloso producto es empleado tanto en la alimentación como en la cosmética. Con propiedades parecidas al aceite de oliva, es rico en ácidos grasos, Vitamina A y Vitamina E. Sus óptimas características sebosas, nutrientes y regeneradoras hacen que sea ideal para las pieles secas, desvitalizadas, ásperas, deshidratadas, eczematosas o “apagadas”. Las sustancias funcionales contenidas en el fruto son eficaces para estimular la renovación cutánea, con el consiguiente incremento de la hidratación y de la elasticidad de la piel.

ACEITE DE ALBARICOQUE: Este aceite vegetal es ideal para el tratamiento de la piel. Del hueso del albaricoque se extrae el aceite mediante su prensado en frío. El aceite de albaricoque es uno de los antioxidantes naturales más potentes, capaz de prevenir la formación de células tumorales. Elastizante, emoliente y protector, se utiliza en los productos en crema para combatir la piel seca, estimular la producción de grasa y regularizar la película hidrolipídica. El efecto antioxidante se debe al hecho de que se trata de un aceite rico en vitamina E, que levanta una barrera natural que protege el cuerpo y combate los problemas relacionados con el sistema cardiovascular. Antiarrugas natural, hidrata a fondo la piel, previene los inevitables signos del tiempo y protege contra los factores climáticos. Los fitoesteroles mejoran la microcirculación cutánea y crean una barrera para combatir los nocivos rayos UVA.

ACEITE DE ALMENDRAS DULCES: El aceite de almendras se extrae mediante el prensado de las semillas de los árboles de almendro, que se diferencian por ser dulces y amargas. Su formulación elastizante y emoliente hace que sea ideal tanto para uso cosmético como para uso dermatológico en productos con acción hidratante, antipruriginosos y contra las quemaduras. Extendido en la piel, gracias a su especial composición acídica, el aceite de almendras se integra perfectamente con la película hidrolipídica e impide la evaporación del agua cutánea ayudando así a las pieles secas.

ACEITE DE ARGÁN: El Argán es un árbol perteneciente a la familia de las Saponacee, originario de Marruecos, que puede alcanzar una altura de 10 metros. Es utilizado desde la antigüedad por sus numerosas propiedades alimentarias y cosméticas, útiles para la belleza y la salud de la piel y del cabello. Rico en ácidos no saturados y en vitamina E, es ideal para combatir los radicales libres y ejercer un efecto antioxidante, a la vez que enormemente útil para el correcto mantenimiento de la salud del sistema nervioso y muscular, y dada la presencia de ácidos grasos esenciales, posee un efecto beneficioso para los trastornos cardiovasculares. El aceite de Argán nutre, proporciona hidratación y mejora la elasticidad de la piel – suaviza, tonifica, tiene propiedades anti-inflamatorias y descongestionantes y prolonga la duración de los productos cosméticos naturales. Es eficaz en el tratamiento contra el acné, eczema, psoriasis piel seca y quemaduras. Las mujeres bereberes son la mejor prueba de los maravillosos efectos del argán. Pese a la intensa radiación solar que sufren y a las condiciones de vida extremas en las que viven, poseen una piel joven, unas uñas fuertes y un cabello resplandeciente.

ACEITE DE ESPINO CERVAL DE MAR: El espino cerval de mar, utilizado antiguamente como alimento energético para los soldados en tiempo de guerra, se aprovecha actualmente en los ámbitos más dispares: fitoterapéutico, alimentario y cosmético. Mediante un especial procedimiento de separación de la pulpa de su fruto se extrae un aceite de color rojo intenso con un agradable aroma afrutado que se diferencia por su alto porcentaje de ácido palmítico y palmitoléico y ácido graso Omega 3. El espino cerval contiene principalmente vitamina C, vitamina A, vitamina E, vitaminas del grupo B y vitamina P. También contiene minerales tales como hierro, calcio, magnesio y cobre. Regala a la piel un óptimo tratamiento elastizante, regenerador y anti-edad. Los cosméticos a base de espino cerval de mar poseen propiedades calmantes, descongestionantes, emolientes y reestructurantes.

ACEITE DE GIRASOL: El aceite de semillas de girasol se extrae de las semillas de la planta del mismo nombre cuyo nombre científico es Helianthus annuus, originaria del continente americano, pero también muy extendida en nuestro país. El aceite está compuesto por ácidos grasos no saturados por sus grandes propiedades antioxidantes y por la vitamina E, la vitamina K y los fitoesteroles. La vitamina E, gracias a su capacidad de retrasar el envejecimiento de las células y de facilitar su regeneración, protege de los efectos del sol, de la contaminación y del envejecimiento. El aceite de girasol, considerado un ingrediente seguro, posee unas propiedades hidratantes y emolientes que lo hacen apropiado para su inclusión en las formulaciones de productos de cosmética.

ACEITE DE JOJOBA: El aceite de jojoba se extrae de una planta perenne que crece en California, México y Arizona. Los indígenas americanos utilizaban las propiedades beneficiosas de esta planta con sus semillas oleosas para la curación de quemaduras e inflamaciones cutáneas. El aceite es rico en ácidos grasos monoinsaturados y en micronutrientes tales como la vitamina A, la vitamina B1, la vitamina B2, la vitamina B6 y la vitamina E. Se utiliza en la formulación de productos para la piel y el cabello gracias a sus características antisépticas, emolientes, hidratantes y nutrientes. Su estructura molecular es parecida al aceite producido por nuestras glándulas sebáceas. Gracias a sus propiedades, hidrata y repara la piel y le proporciona suavidad, elasticidad y tersura. Se recomienda sobre todo para quien tenga problemas de piel seca y agrietada.

ACEITE DE KARANJA: La Karanja es una planta de origen indio que crece sobre todo en la región de Chennai, situada en la India meridional, y tradicionalmente empleada en la medicina ayurvédica. De las semillas de la planta se extrae el aceite biológico de Karanja, obtenido mediante el prensado en frío y su posterior filtración. La planta posee numerosas propiedades beneficiosas: antiedad, calmante, nutriente, reparadora, hidratante, revitalizante, muestra además una destacada actividad antimicrobiana y antimicótica, por lo que está especialmente indicada en preparaciones cosméticas que requieren una acción dermopurificante. Es muy eficaz en la mejora de la pigmentación. Generalmente se utiliza para el tratamiento de la piel cansada, arrugada y despigmentada. El aceite se utiliza para proteger la piel de los rayos del sol y del envejecimiento; también ejerce efectos antisépticos.

ACEITE DE NUEZ DE MACADAMIA: El aceite de nuez de Macadamia es un producto de origen vegetal que se obtiene de la nuez del árbol de macadamia, una planta verde perteneciente a la familia Proteaceae de los bosques surorientales de Australia. El aceite de nuez de macadamia es especialmente rico en grasas no saturadas, sobre todo en ácido oléico, el mismo contenido que abunda en el aceite de oliva y la Vitamina E. La aplicación es conocida tanto en el ámbito alimentario como en el cosmético. Con grandes propiedades emolientes y para una composición afín a la piel, que lo absorbe con facilidad, es utilizado en productos hidratantes para pieles secas y en cosméticos antiedad.

ACEITE DE OLIVA: El aceite vegetal es extraído de la pulpa de las aceitunas, frutos del Olea europaea, utilizado desde tiempos inmemoriales y rico en ácidos grasos,
fitoesteroles y vitamina E, que combate los radicales libres y es excelente, tanto para la alimentación como desde el punto de vista cosmético. Es el aceite vegetal que posee mayor afinidad con la película lipídica de la piel, por eso es un antiedad natural. La Vitamina A impide la sequedad de la piel y de los labios. Además, el Aceite de Oliva es rico en escualenos capaces de penetrar en las capas más profundas de la piel y renovarla cuando ha sido debilitada por los rayos solares y los jabones agresivos. Por último, contiene ácidos grasos no saturados como el linoleico y el linolénico, que previenen las molestias de la piel como, por ejemplo, el acné. Gracias a su acción lenitiva y reparadora, el aceite de oliva es ideal también para las pieles agrietadas o para calmar irritaciones, inflamaciones, rojeces y dermatitis, y es perfectamente tolerado por las pieles más sensibles, incluso durante el embarazo.

ACEITE DE RICINO: El aceite de ricino es un aceite vegetal muy denso, obtenido del prensado en frío de las semillas de la planta Ricinus communis, que se emplea en el cuidado del cabello, de la piel y de las pestañas, como uso externo. El aceite de ricino se caracteriza por un alto contenido de ácido ricinoléico un ácido graso no saturado, presente como triglicérido y ausente en otros sustratos lipídicos. Presenta una buena afinidad para la queratina, principal constituyente del pelo, cabello y uñas, por esto se utiliza principalmente como agente hidratante. Distribuido por la piel forma una película que reduce la evaporación del agua cutánea. El aceite de ricino se utiliza también para fortalecer y dar volumen a las pestañas. Fortalece, reestructura y suaviza el cabello.

ACEITE DE SÉSAMO: El aceite de sésamo se extrae de las semillas de la planta Sesamum indicu. El sésamo puede alcanzar los 50 cm de altura, posee flores tubulares blancas y las semillas son muy pequeñas, tan pequeñas que para obtener un gramo se necesitan 500. Rico en ácido oléico y ácido linoleico y en numerosos minerales como fósforo y calcio ha sido utilizado durante centenares de años como remedio curativo natural. Es rico en vitaminas, con especial referencia a la vitamina A, la vitamina E y las vitaminas del grupo B (B1, B2, B3). Por consiguiente, se considera un aceite especialmente beneficioso para la salud, tanto para uso alimentario como para uso curativo y cosmético. La presencia de antioxidantes, además de favorecer la conservabilidad, combate el envejecimiento y los radicales libres. Algunos usos del aceite de sésamo prevén el empleo para aliviar las molestias causadas por las quemaduras solares, para tonificar la piel del rostro y para aliviar las molestias del acné. El aceite de sésamo se considera también útil para la rápida curación y la protección de rozaduras y abrasiones, para calmar las erupciones cutáneas en caso de eczema.

ACEITE DE SOJA: El aceite de semillas de soja se obtiene mediante la extracción de las semillas de la soja. El aceite de soja es rico en ácidos grasos poliinsaturados, entre ellos los ácidos linoleico y alfa linolénico. El aceite graso de soja se utiliza generalmente como emoliente natural ya que atenúa y previene los daños de la piel y mantiene la dermis joven. Además ejerce una buena acción hidratante con la creación de una película protectora en la piel capaz de retrasar la deshidratación de la piel y mejora el tono y la elasticidad.

ÁCIDO GLUCURÓNICO: El ácido glucurónico es un compuesto orgánico perteneciente a la categoría de los ácidos aldurónicos. La importancia del ácido glucurónico en el ser humano se debe sobre todo a su intervención en los procesos de desintoxicación. De hecho, este compuesto, en presencia de la enzima UDP-glucuroniltransferasa suele combinarse con numerosas sustancias tóxicas endógenas o externas y las transforma en glucurónidos altamente hidrosolubles, que son eliminados por vía renal. Sus agentes humectantes son antideshidratantes y proporcionan tersura, hidratación y salud a la piel. Forma parte de los componentes de los tejidos conectivos de la dermis, y junto con la acetilglucosamina crea el ácido hialurónico.
ALGA CHLORELLA: La Chlorella es un alga verde que crece espontáneamente en las aguas salobres de África Ecuatorial. Esta planta posee unas propiedades terapéuticas realmente increíbles, especialmente gracias a la clorofila, que favorece la eliminación de las células dañinas del organismo. Es utilizada como complemento alimenticio con propiedades antioxidantes y reconstituyentes. Gracias al alto contenido de Vitaminas A, B, C y E, con propiedades antioxidantes y desintoxicantes, ayuda a mantener la piel sana y luminosa. Su composición retrasa el proceso de envejecimiento.

ALMIDÓN DE MAÍZ: El almidón de maíz, llamado también maizena, se extrae del único endospermo del grano de maíz mediante un proceso de pulverización en mojado. Su composición hidratante y rica en ácidos grasos no saturados y su elevado contenido de vitamina E ayudan a mantener la piel suave y luminosa. Se utiliza sobre todo por su efecto suavizante y emoliente e iluminador. Gracias a sus propiedades hidratantes, es ideal para la composición de productos para pieles secas.

AZÚCAR DE CAÑA: La caña de azúcar es una planta india perteneciente a la familia de las Poaceae, género Saccharum officinarum. Se trata de un vegetal ampliamente cultivado en las regiones tropicales y subtropicales como Cuba, Puerto Rico, Filipinas, etc. El azúcar integral de caña, con respecto al tradicional (sacarosa de remolacha de azúcar), contiene un menor porcentaje de sacarosa y es más rico en sales minerales: calcio, fósforo, potasio, zinc, flúor, magnesio y vitaminas: A, B1, B2, B6 y C. Respecto al azúcar tradicional, el azúcar de
caña contiene una discreta cantidad de ácido glicólico: un alfa-hidroxiácido utilizado como ingrediente cosmético aclarante y exfoliante, un antiséptico ideal ya que limpia y mata las bacterias y es un perfecto hidratante para la piel dado que captura la humedad del exterior y la mantiene.

CAOLÍN: El Caolín es un silicato de aluminio hidratado perteneciente al grupo de las arcillas. Se presenta en forma de polvo gris-verdoso o marfil. Tiene una función absorbente y opacificante. Esta arcilla blanca es ideal para combatir las imperfecciones de la piel grasa. Utilizada como aditivo es ideal para la formulación de productos tales como polvos aspersorios, polvos y maquillaje.

HIDROLATO DE BAMBÚ: Los hidrolatos o aguas aromáticas se obtienen durante el proceso de destilación de diversos aceites esenciales y se diferencian de estos últimos porque están compuestos por sus mismas moléculas, pero con la peculiaridad de ser hidrosolubles. Los Hidrolatos son ideales principalmente para el uso cutáneo, en todo tipo de piel, porque son muy delicados y no agresivos. El hidrolato de bambú es hidratante y calmante, por tanto muy útil en el tratamiento de las pieles secas y sensibles. El alto contenido de sílice confiere un toque de suavidad al rostro. Empleado en los productos en crema y para las lociones, deja la piel opacificada y aterciopelada. FAQ: No tienen ninguna de las posibles contraindicaciones de los aceites esenciales correspondientes y son apropiados inclusos para las personas para quienes los aceites esenciales pueden ser excesivamente agresivos, como mujeres embarazadas y lactantes, ancianos o niños muy pequeños.

EXTRACTO DE VID ROJA: El extracto de vid roja se obtiene de las hojas de la Vitis vinifera, arbusto trepador perteneciente a la familia de las Vitaceae. Se presenta en forma de polvo gris-verdoso o marfil. Tiene propiedades terapéuticas: vasoprotector, astringentes, antiespasmódicas, antioxidantes. Se utiliza en el tratamiento de la circulación venosa en general, en la insuficiencia venosa, en la fragilidad capilar y en los procesos inflamatorios. Considerables son las propiedades antioxidantes y protectoras a nivel de las membranas celulares. Este extracto vegetal destinado al tratamiento de la cuperosis, protege las pieles sensibles y fácilmente enrojecidas y se utiliza para la formulación de productos cosméticos por sus propiedades antiedad, lo que hace que sea perfecto para combatir los signos del tiempo.

GLICERINA VEGETAL: La Glicerina Vegetal, llamada también Glicerol es un compuesto orgánico que se encuentra en el interior de las sustancias lipídicas, en los fosfolípidos y en los glicolípidos. Está presente en el organismo de hombres y animales y deriva del metabolismo de los ácidos grasos. La Glicerina Vegetal deriva del proceso de fabricación del jabón y posee importantes propiedades humectantes, hidratantes y suavizantes Es adecuada para el cuidado personal y para el tratamiento de psoriasis i eczemas. Posee un efecto revitalizante que combate la sequedad producida por agentes externos y por el envejecimiento.

HIDRATO DE SALVIA: Los hidrolatos, o aguas aromáticas se obtienen durante el proceso de destilación de diversos aceites esenciales, y se diferencian de estos últimos porque están compuestos por sus mismas moléculas, pero con la peculiaridad de ser hidrosolubles. El hidrolato de Salvia es revitalizante, desodorante y antibacteriano y combate los problemas de una piel grasa e impura. Incorporado en la fase acuosa en la preparación de productos en crema para cabello graso, es especialmente apropiado para regular un exceso de sudoración.

MANTECA DE KARITÉ: La Manteca de Karité es un valioso ingrediente que se extrae del hueso de los frutos de un árbol existente en África central. Su extracción se realiza todavía, en los lugares de rigen, siguiendo un proceso artesanal que permite mantener intactos todos sus valiosos principios activos. Utilizado desde hace siglos, posee unas propiedades regeneradoras extraordinarias. Su dilatado empleo en la dermatología y la cosmetología se debe a la presencia de la Vitamina E, a sus propiedades cicatrizantes, emolientes, elastizantes, antioxidantes y calmantes. Lo que le da más valor es su altísimo contenido de insaponificables, sustancias indispensables para el mantenimiento de la elasticidad natural de la piel dado que intervienen en la formación del colágeno y la elastina. Es un antiarrugas natural ideal, que ayuda a recuperar la compacidad de la piel. Su composición hidratante combate la sequedad y es ideal para la protección de la piel contra la acción del sol, del viento y del frío.

MICA: Las micas son una familia de minerales fácilmente reconocibles por la exfoliación, lo que permite reducirlas en láminas flexibles y sutiles como una hoja de papel. Las micas se encuentran generalmente en la naturaleza en forma de pequeños cristales en los granitos y en las rocas metamórficas. Se cree que la palabra “mica” significa brillar, en clara alusión al aspecto brillante de estos minerales. Además de sus propiedades aislantes, posee también composiciones seborreguladoras y calmantes. Gracias a su brillo característico, se utiliza en la producción cosmética de sombras de ojos, pintalabios y maquillajes.

POLVO DE ARROZ: El polvo de arroz es una sustancia muy fina y se obtiene de la transformación de los granos de arroz (Oryza sativa). Las mujeres orientales lo utilizan desde tiempos inmemoriales, impalpable y blanquísimo, para que su piel fuera más clara y perfecta. El polvo, gracias a sus propiedades calmantes, absorbentes, opacificantes, antiinflamatorias y desodorantes, se emplea en muchos campos. En la cosmética, como remedio natural para la belleza, ligerísimo y adecuado incluso para pieles sensibles, fija el maquillaje sin alterar su color. El polvo, gracias a sus propiedades refrescantes es ideal para calmar irritaciones, rojeces y en caso de pruritos causados por urticaria, psoriasis y otras dermatitis.

RAMNOSA: La Ramnosa es un azúcar vegetal que se encuentra en la naturaleza en determinadas plantas brasileñas como la uncaria, o en árboles como el abedul plateado. Este monosacárido natural con seis átomos de carbono, es eficaz y seguro para retrasar los fenómenos del envejecimiento cutáneo ya que es capaz de reactivar los fibroblastos, responsables de la elasticidad de la piel y estimular el aumento de la síntesis del colágeno y de la elastina, además de diversas funciones biológicas como la protección y la multiplicación celular. La Ramnosa tiene propiedades citoestimulantes y antiinflamatorias. Su molécula, lo bastante pequeña para penetrar en la piel, es capaz de combatir el relajamiento de la piel del rostro y las arrugas.

RHODIOLA ROSEA: La Rhodiola Rosea es una planta típica de las regiones montañosas de Europa, Siberia y Laponia. En las zonas de origen, su nombre significa “raíz de oro” a causa de sus innumerables empleos. Su composición es rica en ácidos orgánicos y esenciales. Su acción estimulante, revitalizante e hidratante hace que sea ideal para la zona de los ojos.

SÍLICE: El Sílice es un bióxido de silicio, el mineral que representa el componente principal de la arena, opacificante, absorbente de la grasa, el Sílice encuentra en la cosmética diversas aplicaciones según la forma y la dimensión de las partículas y actúa de texturizador para proporcionar un toque sedoso con aspecto mate.

TOCOPHEROL/ VITAMINA E: El tocoferol es un nutriente vitamínico generalmente llamado Vitamina E. Previene las reacciones de oxidación de los lípidos poliinsaturados y actúa como antioxidante biológico. En el cuerpo humano, el tocoferol es el principal antioxidante liposoluble que ejerce un efecto protector ante el estrés oxidativo. Poseen un alto contenido de vitamina E los alimentos de origen vegetal, siendo los principales todas las semillas, y, por consiguiente, los aceites que se derivan de las mismas, seguidos por los cereales, la fruta y las hortalizas. Como antioxidante ejerce una importante acción en la elaboración y conservación de los ingredientes cosméticos: de hecho mejora la estabilidad de muchas materias que contienen grasas. La Vitamina E es importante en los procesos antiinflamatorios, en la inhibición de la agregación piastrínica y en la mejora inmunitaria. Su elevada capacidad antioxidante atenúa la reactividad de los radicales libres causantes de daños a las células y protege de los rayos UVA, del humo, de la contaminación que deterioran los ácidos grasos presentes en la epidermis y alteran la estructura del colágeno. Así pues, ayuda a mantener la piel elástica y a retrasar la aparición de las arrugas.

ZUMO DE MANZANA: El zumo de manzana se obtiene de la maceración de la fruta del manzano y presionando. Este árbol puede alcanzar una altura de 8 metros y tiene su origen en el centro de Asia, cuya aparición se remonta a la época neolítica. La esencia de manzana es rica en flavonoides, pectina, ácido cítrico, ácido málico, agua, proteínas, azúcares simples como fructosa, sales minerales, vitaminas A, PP, B1 y B2. Por sus características es la panacea para la piel humana y el organismo. Además de proteger el estómago y la prevención del cáncer y la enfermedad de Alzheimer, que tiene una alta concentración de elementos antioxidantes y vitaminas que nos ayudan a hidratar y tonificar la piel y tratar el cabello dañado.

Dejar un comentario